Cubos de rueda libre

Funcionamiento, tipos y desarmes

Los cubos de rueda libre son dispositivos que tienen por finalidad acoplar y desacoplar las mazas de las ruedas delanteras a al semieje de cada palier. Existen hace casi 50 años y tienen una utilidad un tanto subestimada en nuestros vehículos.

La implementación de estos dispositivos permite eliminar un movimiento innecesario del tren delantero (y salida delantera de la caja de transferencia) cuando la doble tracción no es utilizada, evitando un desgaste adicional de estos elementos y otorgando una marcha más suave y silenciosa.

Los hay de distintas marcas, pero básicamente se separan según su accionamiento, según sea manual o automático.

Los cubos de rueda libre manuales son los más comunes en nuestros vehículos. (Tanto es así que hasta Ford equipaba las F-150 4x4 desde 1987 a 1991 con cubos de rueda libre de su propia fabricación)

 

En el caso de los cubos manuales su funcionamiento es sencillo. La parte exterior del cubo queda unida a la masa de rueda, mientras que la parte interna queda unida al palier, ambas giran libremente entre sí.

Para colocarse ambos deben girarse en sentido horario, para desacoplarlos deben girarse en sentido inverso (antihorario).

Al girar la perilla que queda afuera una pequeña pieza intermedia une la parte del cubo que está acoplada a la maza con la parte que está acoplada al palier, así haciendo de la maza, la parte externa del cubo, la parte intermedia, la interna  y la punta del palier una sola pieza.

(Colocar la doble tracción y no mover de posición los cubos de rueda libre es como colocar una marcha en el auto sin soltar el embrague o acelerar con la caja en punto muerto. La caja de transferencia hace girar el cardan de salida de adelante y los semiejes del palier, pero las mazas de las ruedas no recibirán el movimiento de los semiejes)

 

 

Los cubos de rueda libre automáticos funcionan con la misma idea, pero de otra forma. Al girar los palieres la parte intermedia de los cubos se mueve hacia adentro solidarizando las partes externa e interna, nuevamente haciendo de las 5 piezas una sola.

Los cubos automáticos otorgan una mayor comodidad por permitirnos no tener que bajar del vehículo, pero no son tan queridos por ser más propensos a fallar. Los cubos automáticos deben utilizarse correctamente para evitarles un daño que derive en una falla de su funcionamiento.

Como bien se dijo los cubos de rueda libre automáticos se acoplan al accionarse la doble tracción. Para utilizarlos correctamente es conveniente colocar la doble tracción con el vehículo detenido donde las ruedas traseras no patinen, así se garantiza que durante el acople de los cubos la maza de la rueda delantera y el semieje van a girar casi a la misma velocidad, haciendo que el cubo se acople sin hacer esfuerzos por frenar la rueda para entrar correctamente (en línea recta y preferiblemente a velocidades bajas)

Para desacoplar los cubos automáticos debe detenerse el vehículo en una superficie pareja y hacerse un mínimo de 3 marcha atrás en línea recta.

Los cubos de rueda libre automáticos estuvieron disponibles como accesorio en las unidades provenientes de Ford de Brasil en los modelos fabricados entre 1992 y 1996. Desde 1996 hasta 1999 ya venían como equipamiento estándar.

Los vehículos que se fabricaron entre 1992 y 1996 equipados con cubos automáticos traían un modelo con 5 tornillos, mientras que los posteriores a 1996 tenían un modelo de tres.

Quienes deseen cambiar los cubos manuales por automáticos o al revés pueden hacerlo sin problema alguno, la operación es realmente sencilla. Los fabricantes de cubos entregan junto con sus productos una guía de instrucciones para hacer el cambio sin problema alguno.

En la siguiente nota del Club Bronco pueden ver un artículo muy interesante en el cual nos muestran como cambiar los cubos automáticos por manuales.

Volver a índice de "mecánica y electricidad"